Cateterismo cardiaco y coronariografía. ¿En qué consiste?


Padeces de una posible enfermedad cardiaca y te tienen que realizar un cateterismo cardiaco o/y coronariografía, en COLMAN te explicamos en que consiste.

El cateterismo cardiaco es un procedimiento complejo e invasivo que consiste en la introducción de unos catéteres que se llevan hasta el corazón para valorar la anatomía del mismo y de las arterias coronarias, así como para ver la función del corazón (cuánta sangre bombea), medir presiones de las cavidades cardiacas e, incluso, saber si hay alguna válvula alterada. Además, permite ver si existen defectos congénitos (de nacimiento), como comunicaciones (orificios) en el tabique auricular o ventricular, medir concentraciones de oxígeno en diferentes partes del corazón y obtener muestras de tejido cardiaco (biopsia) para el diagnóstico de ciertas enfermedades.

La coronariografía es una técnica que completa al cateterismo cardiaco y se realiza en el mismo procedimiento que este. Tras la inyección del contraste en el sistema circulatorio, se consiguen ver, mediante rayos X, las arterias coronarias. Igual que en el cateterismo, todas las imágenes se graban para su posterior estudio. Con esta técnica el especialista pone de manifiesto si existen obstrucciones o estrecheces en las arterias coronarias, su localización exacta, el número de arterias afectadas o la severidad de las lesiones (estrechamientos). Es una prueba imprescindible en algunos casos, por ejemplo, cuando un paciente sufre un infarto. Es muy rentable desde el punto de vista médico por la información que aporta para tratar adecuadamente al enfermo: los resultados obtenidos son claves en la decisión sobre el tratamiento.

Ambos procedimientos aportan una serie de datos imposibles de obtener con otras pruebas.

El cateterismo y la coronariografía se pueden se puede llevar a cabo con dos objetivos: realizar un diagnóstico y/o tratamiento. Entre los tratamientos que se pueden llevar a cabo están:


  • Implante de prótesis para reparar defectos de nacimiento (orificios en tabiques) o abrir orificios nuevos en los tabiques como tratamiento en niños con anomalías cardiacas que producen baja oxigenación de la sangre.

  • Cerrar vasos sanguíneos que no deberían permanecer abiertos después del nacimiento (como el ductus arterioso persistente).

  • Implante de prótesis en la válvula aórtica en pacientes ancianos en los que no se les puede someter a cirugía.

  • Colocar muelles (stents) en las arterias coronarias que están estrechadas.

Técnica del cateterismo


El cateterismo se realiza en el laboratorio de Hemodinámica. Los médicos y el personal auxiliar y de enfermería utilizan ropa de quirófano para evitar las infecciones.

Se siguen los siguientes pasos:

A. Se desinfecta la piel de la ingle (si se va puncionar la arteria/vena femoral) o la muñeca (si se va a acceder por vía radial).

B. Se anestesia esta zona (anestesia local) desde donde se van a introducir los catéteres, para que el paciente no sufra molestias.

C. Se introducen los catéteres en el torrente sanguíneo a través de una vena o de una arteria.

D. Los catéteres avanzan hasta el corazón bajo control radiológico (durante el mismo procedimiento hay un aparato de rayos X a través del cual se ve por donde van pasando los catéteres).

E. Se mide la presión en las cavidades.

F. Se inyecta una sustancia (contraste) en el ventrículo izquierdo que hace visible la sangre con el equipo radiológico y permite estudiar el movimiento de las paredes del corazón, su tamaño, posibles alteraciones en las válvulas cardiacas y existencia de orificios anormales.

G. Se llevan los catéteres hasta la porción inicial de las arterias coronarias y se inyecta contraste radiológico que las rellena y permite visualizarlas.H. El proceso se graba en una película para su posterior análisis y estudio.

¿Qué puede sentir el paciente?


Puede sentir palpitaciones provocadas por el paso de los catéteres. Durante la inyección del contraste puede notar calor o sofoco, pero esas sensaciones son pasajeras. Entre las complicaciones que pueden aparecer derivadas del cateterismo están:

hematoma (frecuente) o hemorragia a nivel del sitio de punción, hemorragia abdominal (si se hace por la ingle), dolor en la zona de punción, angina de pecho, arritmias… Dichas complicaciones se dan en un escaso porcentaje de casos.

¿Después del cateterismo qué?


Una vez finalizado el procedimiento se extraen los catéteres que se habían introducido. Si la técnica se ha hecho por la arteria de la ingle, se dejará un introductor (que es parte del material utilizado durante el cateterismo) que será retirado con posterioridad (entre 6-8 horas después de finalizar la técnica). El cardiólogo será el encargado de retirar esta pieza, haciéndolo con extremo cuidado y comprimiendo en ese punto durante 10-15 minutos para evitar el sangrado de la arteria. La retirada del introductor y la presión que debe ejercer el médico pueden generar molestias/dolor. Después se realizará un vendaje compresivo con la misma finalidad de evitar el sangrado. En estos casos en los que el cateterismo se realiza por la ingle, el paciente deberá permanecer con la pierna totalmente inmovilizada durante las 24 horas posteriores a la finalización de la técnica.

En las mayorías de los casos en la actualidad, el procedimiento por vía radial es el preferido, pues aporta más ventajas al paciente al permitir una mayor movilidad tras el procedimiento, al no tener que estar 24h en cama, pudiendo acelerar el alta médica en casos seleccionados. Al paciente se le dejará un manguito en la muñeca que será el encargado de comprimir la arteria para que no exista sangrado durante 4 horas aproximadamente.

Riesgos del Procedimiento

El cateterismo cardiaco es bien tolerado por la inmensa mayoría de los pacientes. No obstante, como todo procedimiento invasivo, puede ocasionar complicaciones que son muy poco frecuentes y que dependen en gran medida de la gravedad de la persona a quien se le realiza la prueba.

Antes de la realización del cateterismo se pide al paciente que lea un consentimiento informado y que lo firme tras aclarar las posibles dudas.

Los beneficios derivados de la realización de un cateterismo cardiaco superan con mucho los posibles riesgos, ya que se trata de una prueba que proporciona valiosísima información para el tratamiento del paciente.

A lo largo del estudio pueden notarse palpitaciones provocadas por los catéteres o por las inyecciones de contraste, las cuales producen sensación pasajera y tolerable de calor en la cara o el cuerpo, molestias leves en la zona de punción o incluso la aparición de un hematoma que se reabsorverá casi siempre espontáneamente. Más raras son otras complicaciones que pudieran llegar a ser graves (arritmias, reacciones alérgicas, infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, accidente vascular cerebral, insuficiencia renal, hemorragia que precise transfusión, trombosis venosa o arterial, fístulas o aneurismas en el lugar de la punción). Existe, aunque es excepcional, el riesgo de muerte (1-2 por 1.000). Tras el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardiaca, debe ser derivado a la unidad de rehabilitación cardiaca para iniciar las actuaciones pertinentes dirigidas a la reinserción a la vida cotidiana.

131 vistas

COLMAN

Dr. Gómez Plana 1 · L 16

11008 · Cádiz

956 063 470

  • YouTube
  • Instagram
  • Facebook Social Icon

COLMAN. Clínica del corazón. Todos los derechos reservados.