¿Tienes corazón de atleta?

Actualizado: mar 16

Hoy me gustaría dedicar este post a hablar sobre el corazón de atleta, uno de los temas que más me preguntan en la consulta de cardiología deportiva. Lo primero que te diré es que no es una enfermedad, sino que se trata de una respuesta adaptativa del corazón que se da en deportistas de alto rendimiento que practican actividad física regular de alta intensidad y frecuencia como el ciclismo, atletismo o halterofilia.

En la mayoría de los casos las personas que lo presentan no desarrollan ningún síntoma y son diagnosticados en chequeos rutinarios que se realizan durante sus meses de preparación para las competiciones. Si un médico tiene sospechas de que su paciente puede tener corazón de atleta le realizará a un electrocardiograma y a una ecografía cardiaca para evaluar la función y anatomía del corazón y así poder descartar o confirmar su sospecha. ¿Por qué aparece?

Durante la actividad física, el sistema cardiovascular tiene que adaptarse para mantener un aporte de oxígeno adecuado al aumento de la demanda metabólica de la musculatura en activo. Es por ello por lo que se produce un aumento en el tamaño ventricular izquierdo y del grosor de las paredes cardiacas. ¿Qué riesgos existen? Relax, no hay de qué preocuparse... A pesar de que ha habido cierta preocupación en el mundo del deporte por los posibles efectos adversos que pudieran tener los deprotistas, no se ha encontrado evidencia de un aumento de riesgo a largo plazo. ¿Hay algún tratamiento? Al no ser una patología como tal no tiene uno específico. Al dejar de hacer ejercicio durante tres meses suele regresar a la situación previa. Si eres un deportista de alto nivel, te recomiendo que acudas a tu cardiólogo de cabecera para que examine el estado de tu corazón, sobre todo si hace tiempo que no le echan un vistazo. Tu médico podrá extraer datos de vital importancia para que sigas practicando tu deporte con tranquilidad y seguro de que tu corazón está funcionando a pleno rendimiento.

22 vistas0 comentarios